Los héroes de Búbal

He aquí a los héroes de BUBAL, los que han estado una semana conviviendo con la naturaleza,  pasando frío, conociéndose entre ellos y, lo más importante, encontrándose a nivel individual consigo mismos.

DSC_0057

La historia, como lo son las mejores, es sencilla: algunos alumnos de dos institutos, que no se habían visto nunca, separados  por cientos de kilómetros de distancia, se unieron en una causa común: contribuir con su esfuerzo a la reconstrucción de un pueblo abandonado, argamasando sus vergüenzas iniciales con las lágrimas de la despedida final para levantar muros de entendimiento.

Decir que la juventud está acabada es una soberana tontería. Podemos confiar en ella.  Ver a estos adolescentes temerosos hace siete días y hacerlo hoy, es prueba suficiente de que vienen remando fuerte, en la misma dirección. Debido a las circunstancias sociales actuales han tenido que tomar prematuramente conciencia de algo importantísimo:  a la vuelta de la esquina serán las mujeres y los hombres que van a dirigir nuestros destinos.

DSC_0051

Fijaos bien en la fotografía porque grita, patalea y desafía a quien la observa. Los protagonistas pisan fuerte sobre el barro, hincan la rodilla en tierra sin temor a mancharse, hacen piña y no se tapan entre ellos, bien porque se abren paso o porque se ceden el protagonismo.

Mientras la echaba he sentido satisfacción, orgullo y agradecimiento. Satisfacción por ver que millones de bocas agoreras, que viven temerosas por su porvenir, han sido silenciadas para siempre en mi interior; orgullo de ver el fruto de la educación; agradecimiento hacia los cuatro profesores que, desinteresadamente, han puesto en el buen camino a cincuenta chicos dándoles un recuerdo impagable.

20141127_134825 20141127_134539

La vida es una jugadora experimentada que esconde su mano y nos gana una y otra vez. Rendirnos o ser capaces de sacar el “As” de la manga que nos permita reencontrarnos con la felicidad, es decisión nuestra. Después de escuchar todo lo que me ha contado mi hija, la vivencia que han protagonizado en Búbal será una de las cuatro cartas de su Póker, necesaria para seguir plantando cara en la partida cuando se pierda el rumbo y haya que buscarlo de nuevo.

Hoy más que nunca sé que nuestros hijos están en buenas manos, igual que nosotros lo estaremos en las suyas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s