Archivo de la categoría: Rutas

Belén de las cumbres en el Pico Almonga

Como ya es tradición en los últimos años, nos hemos acercado a subir el Belén de las cumbres, y disfrutar en compañía de nuestros amigos de La Senda de Arroyo de una increíble jornada navideña. En esta ocasión subimos al Pico Almonga (1515 m), cerca de Cervera de Pisuerga, en la Montaña Palentina.

Photo2

Salimos del aparcamiento situado en Ruesga, a través de un camino que sale directamente hacia la mina de cobre de Landillero a través de un bonito valle, rodeados de un precioso bosque de encinas. Por el camino nos encontramos con una vaca muerta, que hará las delicias de unos magníficos ejemplares de buitres de la zona.

Photo3Photo4

Una vez llegamos a la mina giramos a la izquierda para comenzar una dura ascensión, bajo una pequeña nevada, hasta el Collado de Brezal. Desde aquí tenemos unas bonitas vistas de la Tejera de Tosande.

Photo6Photo7

Desde el collado, continuamos ascensión hasta llegar a la primera de las cumbres: el Pico de las Cruces (1.565 m). Las vistas son increíbles, aun con la niebla, vislumbrando las preciosas vistas de Cervera de Pisuerga, el Embalse de Aguilar y muchos picos de la montaña Palentina. La ilusión por llegar a la segunda cumbre se hace factible, y muchos de los miembros del grupo aceleran la marcha para colocar el belén.

Photo5

 

Photo15

Desde este pico subimos al pico de Almonga donde colocamos el belén. Aquí la ilusión se desborda, con una interesante tormenta de nieve, dando rienda suelta a la felicidad de estar con nuestros compañeros senderistas un año más en la cumbre. Son momentos de fraternidad, alegría y villancicos. Nadie quiere bajar, y las botellas de champan con mazapanes y polvorones alegran nuestra estancia.

Photo16

La vuelta la realizamos bajando directamente al pueblo de Ruesga, pasando por un pequeño hayedo, que en esta época invernal, luce bastante desangelado.

Photo18

La ruta finaliza con una espléndida comida en un famoso restaurante de Cervera de Pisuerga, que pone un broche de oro a un año de fantásticas rutas con el Club de Senderismo La Senda de Arroyo.

Photo17

¡Gracias amigos!

Nos vemos en las cumbres…

Anuncios

Rutas por País Vasco (iii): Bosque de Oma

El último día nos acercamos al sorprendente Bosque de Oma, de nuevo en la Reserva de la Biosfera de Urdaibai.  Es una obra del escultor y pintor Agustin Ibarrola que durante tres años en los ochenta, se dedicó a realizar una serie de pintadas, en los troncos de un bosque de pinos, que, mirados desde determinadas posiciones, representan figuras geométricas, humanas y animales. Se trata de una muestra de la relación entre la naturaleza y la presencia humana.

Image12

Salimos del aparcamiento, en dirección a la cueva de Santimamiñe, por unas bonitas escaleras a través de un viejo encinar.

Volvemos por estas mismas escaleras y emprendemos camino dirección al pueblo de Oma.

Image16

Pasado el pueblo giramos a la derecha para entrar a través de una puerta giratoria en el propio bosque de Oma. Una magnífica colección de pinturas que nos mantiene entretenidos durante un buen rato.

Image26

Un magnifico y sorprendente viaje a unas de las comunidades que están por descubrir, con la mejor compañía de La Senda de Arroyo. ¡Hasta la próxima!

Rutas por País Vasco (ii): San Juan de Gaztelugatxe 

Salimos desde un aparcamiento situado en la localidad de Bakio, por la carretera que va a Bermeo, en dirección a la ermita de San Juan de Gaztelugache. El primer tramo lo realizamos por carretera, con unas impresionantes vistas del pueblo a nuestra izquierda, hasta tomar un camino a la derecha a través de un bosque de eucaliptos.

En el País Vasco el tema de los senderos está complicado, por lo que tenemos que tomar la carretera en numerosas ocasiones. En esta comunidad todos los terrenos son privados, por lo que los propietarios en muchas ocasiones taponan los caminos de “servidumbre” para evitar el paso de los senderistas. Además, como en muchos otros lugares, realizan plantaciones indiscriminadas de eucaliptos, eliminando completamente las sendas.

Por el camino nos encontramos la iglesia de San Pelayo, una de las pocas iglesias románicas en Vizcaya.

Photo1

Desde aquí, bajamos a la ermita de San Juan de Gaztelugatxe, que data del siglo X. Esta pequeña iglesia está situada sobre el islote de Gaztelugache, unido a tierra firme por un puente con dos arcos. Este lugar ha sido elegido por la serie Juego de Tronos para recrear alguno de sus episodios. Debajo del islote podemos ver unas increíbles formaciones rocosas denominadas flisch. Se trata de formaciones de origen sedimentario compuestas por sucesiones de capas de roca dura (caliza o pizarra) con otras más blandas (margas o arcillas). La diferente dureza de cada capa hace que haya un desgaste diferencial, quedando las más duras en resalte. ¡El resultado es impresionante!

Photo5

Un día fantástico en el que hemos podido visitar una de los lugares más emblemáticos de Vizcaya.

Photo4

Rutas por Pais Vasco (i): Parque Natural de Urdaibai.

Durante este puente de diciembre hemos realizado una bonita ruta por tierras vascas. Saliendo de la localidad de Guernika llegamos hasta cerca de Mundaka atravesando la bonita Reserva de la Biosfera de Urdaibai. Se trata de una zona natural de 200 kilómetros cuadrados, formada por la desembocadura del río Oka. En 1984 fue declarada reserva de la biosfera por la Unesco. Se trata de un parque bastante humanizado, pero con gran número de distintos ecosistemas, bosque atlántico, marisma y costa, con una gran biodiversidad.

La salida la realizamos desde la estación de trenes de Guernica con un día bastante lluvioso que desluce bastante la ruta. Vamos a través de un canal muy recto, inaugurado hace muchos años en tiempos de Luis XVI, para el transporte de mercancías pero que nunca fue usado con tal fin.

Image1Image2

Después de un kilómetro andando subimos al Poblado Romano de Forua, donde estuvieron asentados durante varios años este pueblo.

Image3

Después de contemplar el poblado romano continuamos camino a través del canal hasta llegar al Arenal. En estos días corresponde la época del año donde tenemos mareas vivas y muertas, por lo que el nivel del agua está muy bajo.

Image11

Por el camino cruzamos por una Calzada Real por donde vino a jurar los fueros de Vizcaya, Fernando el Católico. Se trata de una senda sotechada, con columnas en forma de troncos de pirámides y con vides como vegetación.

Image8

Desde aquí vamos rodeando el Arenal, poniéndonos perdidos de barro, bajando posteriormente por la playa, ahora que está baja la marea, hasta llegar a la localidad de Pedernales.

Image10

Una fantástica ruta con gente increíble que ni el mal pudo deslucir.

 


Subida hasta Cabaña Verónica

Viendo que no llegaban las nieves este año y a la espera de poder pisarla en breve, este fin de semana nos hemos ido al Macizo Central de Picos de Europa, a quitarnos el gusanillo de montaña y hacer una ruta que nos llevará hasta el pequeño refugio de Cabaña Verónica, gestionado por un antiguo alumno del colegio.

La salida la realizamos desde Fuente Dé,  y como nos encontrábamos con fuerzas, después de un verano relajado, decidimos no tomar el teleférico y subir “a pata” los 750 metros de desnivel de esta pared casi vertical. Desde abajo parece imposible subir por esa pared vertical, pero existen varias rutas que nos pueden llevar hasta la cumbre.

20171014_110024

Las primeros rampas parecen fáciles, perfectos para ir calentando. Este tramo es común con el de los Tornos de Liordes, el Canal de la Jenduda y el Canal del Hachero-Butron. Nosotros elegimos este ultimo para completar la subida al mirador.

20171014_110811

En el ascenso pasamos por un pequeño manantial origen del río Deva y contemplamos los restos de una antigua instalación minera y las casetas donde vivían los operarios.

Pronto el sendero se pone más vertical lo que hace que la ascensión, a través de la Canal elegida, sea realmente dura. Las vistas durante la ascensión y desde la plataforma superior del teleférico son increíbles.

Una vez arriba y después de un pequeño descanso continuamos nuestro camino hacia el refugio. El paisaje es completamente distinto. Parece que nos hayamos trasladado a otro planeta sin ninguna vegetación y completamente rocoso. La meteorización y la erosión del agua en forma de hielo y las bajas temperaturas han hecho estragos en Picos de Europa. La ascensión es menos pronunciada aunque de relativa dureza. El sendero está perfectamente marcado aunque lleno de rocas que complica nuestra subida.

Y por fin llegamos a nuestro destino: el Refugio de Cabaña Verónica. Estamos a 2325 metros de altitud debajo de Pico Tesonero.

20171014_135111

IMG-20171014-WA0018

Carlos, nuestro antiguo alumno y el responsable del refugio, nos cuenta que “Tiene una capacidad para seis plazas en literas y es propiedad de la Federación Cántabra de Deportes de Montaña y Escalada. Está dotado de víveres, una cocina de gas, botiquín, una camilla especial para evacuación de accidentados y de una emisora de radio perteneciente a Protección Civil. No existe fuente de agua cercana.  Este peculiar refugio-vivac, de tan solo 9 metros cuadrados, es muy conocido entre los montañeros de Picos de Europa al ser el refugio guardado existente a mayor altura de la Península Ibérica.  Su instalación parte de una idea del ingeniero bilbaíno Conrado Sentíes y de su amigo el arquitecto Luis Pueyo, que en 1961 animaron a Julián Delgado Úbeda, presidente de la Federación Española de Montaña, a comprar una de las cúpulas antiaéreas del portaviones americano Palau, veterano de la guerra del Pacífico, que estaba siendo desguazado en la dársena de Sestao, para desmontarla, trasladarla a lomos de mulo y colocarla en este enclave pétreo y sin agua. 

Su vida aquí es bastante dura, teniendo que soportar  bajísimas temperaturas por las noches y en los meses de invierno. Aún así, le compensa esta vida en plena naturaleza y el contacto con miles de montañeros que pasan por este refugio a lo largo del año. ¡Gracias Carlos por tu hospitalidad!

La vuelta la realizamos por el mismo camino de subida  La bajada desde el mirador es bastante complicada y nos lleva el mismo tiempo que la subida.

Un nuevo reto logrado gracias a la ayuda de Los Montañeros de “El Carmen”.

En tierras gallegas: archipiélago de las islas Cies

Este fin de semana nos hemos acercado al Parque Nacional de las Islas Atlánticas de Galicia, declarado Parque Natural en 1980, en la boca de la ría de Vigo en las Rías Bajas Gallegas. Hemos recorrido el archipiélago de las Islas Cíes que será próximamente declarado Patrimonio de la Humanidad.

20170624_095518

Cuándo había oído hablar de este lugar me lo imaginaba como unas islas paradisíacas con colores de mar verde azulados y prácticamente vírgenes para el ser humano. Nada más lejos de la realidad… Miles de turistas recorren diariamente en Ferry las pocas millas que separan Vigo con este lugar para poder disfrutar de los atractivos de este increíble paraje.

Esta cantidad ingente de personas hace que cuando llegas se te caiga el alma a los pies y te des cuenta de los pocos lugares vírgenes que existen en la actualidad en España. Por si esto fuera poco el tráfico de buques mercantes, petroleros o la intensa actividad industrial agravan todavía más la salud de estas islas.

20170624_113835

Después de esta pequeña decepción nos dirigimos a la parte más turística de las islas: El Faro de Cíes. Salimos del embarcadero situado en la Isla de Monteagudo o Isla Norte hacia la izquierda siguiendo un camino perfectamente señalizado entre cientos de personas. Cruzamos el Lago de Nenos que separa esta isla de la Isla del Faro o Isla del Medio pasando por el famoso camping de Cíes. Por el camino contemplamos la increíble playa de Rodas, declarada por el periódico británico The Guardián la mejor playa del Mundo en 2007. Esta cara este de las Islas está formada por laderas suaves cubiertas de pino y matorrales que ha llevado a la formación de las playas y un increíble sistema dunar.

Seguimos el sendero entre bosque de pino y eucalipto hasta llegar al Faro, desde donde divisamos la última de las Islas que conforman el archipiélago: la Isla de San Martiño o Isla Sur. Podemos contemplar lo montañoso de la costa oeste de estas islas con unos acantilados de más de 100 metros de altitud y numerosas cavernas creadas a lo largo de los años por la erosión del mar y el viento.

20170624_133037

Después de un tentempié, deshacemos nuestros pasos y bajamos a darnos un chapuzón a la playa. Se trata de una playa de un par de kilómetros de longitud de una arena muy fina que hace las delicias de nuestros cansados pies.

Pero la curiosidad por conocer más isla y descubrir nuevos parajes hace que dejemos a nuestros compañeros y vayamos a realizar una ruta por la Isla de Monteagudo y encontrar nuevos rincones. Aquí la presencia de personas es mucho menor y podemos dedicar nuestro tiempo a recorrer e investigar los escondites más recónditos de la isla. Se trata de disfrutar lugares únicos, difícilmente visitados por el ser humano, lo que te da un plus de adrenalina al viaje.

La sensación es increíble. Es esta parte del archipiélago existen numerosas calas, cavernas y playas de difícil acceso que vamos descubriendo a lo largo de la tarde. La compañía inmejorable y el afán de aventura y descubrimiento nos llevan a disfrutar del momento.

La visita al archipiélago al final ha merecido la pena…

20170624_162249

Travesía Integral de los Montes Aquilianos: dulce locura…

Después de realizar el Soplao en Cantabria, nos planteamos un nuevo reto de realizar la XII Travesía Integral de los Montes Aquilianos en Ponferrada. Una increíble prueba de 65 kilómetros y 3300 metros de desnivel. Mucha incertidumbre en este nuevo proyecto aunque con toda la ilusión. Los dorsales los recogemos el día antes en la tienda oficial de la prueba, donde el gusanillo comienza a picarnos.

La salida la realizamos todavía de noche el sábado a las 6:00 horas de la mañana bajo una fina lluvia, desde la Plaza del Ayuntamiento, atravesando el casco urbano.

20170603_055454

Una mezcla de nerviosismo y ganas de conseguir algo importante se apodera de nosotros. Aquí no hay AC/DC, ni miles de corredores a tu lado, ni cientos de personas animándote, así que la tensión del momento se traduce en una tranquila salida con tus compañeros a través del puente sobre el río Boeza, desde el que se asciende, por el pueblo de Otero, hasta el collado del Pajariel. Es un momento que ir quitando legañas y buscando la mejor estrategia para cumplir el objetivo. Disponemos de 15 horas para realizar la prueba.

Pronto surgen las primeras discrepancias. Al ser un prueba por tiempos algunos quieren salir rápido y “ganar tiempo” al principio, mientras que otros prefieren ir más tranquilos ahora para no malgastar fuerzas. El grupo se divide en dos…

Continuamos con una fuerte bajada que realizamos corriendo para calentar nuestra musculatura hasta el río Oza, cuyo cauce nos remonta hasta un puente, en las proximidades de San Esteban de Valdueza.

20170603_080635

Con el rocío de la mañana se van dando las primeras indicaciones. El sonido del agua borboteando sobre el sonido de los pajaritos, que a estas horas comienzan su jornada nos hace disfrutar de las primeras luces del alba.  Las sensaciones son increíbles. Cada pequeña bajada la realizamos al trote. Es una nueva experiencia que relaja nuestra musculatura. La temperatura es inmejorable. Por el camino nos encontramos los preciosos saltos agua de este río. La quietud de la madrugada hace que vayamos cada uno con nuestros pensamientos, camino al pueblo de Villanueva de Valdueza, donde está situado el primer control y avituallamiento. El ánimo de tres lugareños que han madrugado para ofrecernos las viandas nos anima a continuar nuestra aventura.

Primera fuerte ascensión hasta el Alto de Pandilla. Las sensaciones son inmejorables. Parece que la preparación ha sido la adecuada y las largas jornadas anteriores corriendo por la city están dando buen resultado. Una rápida bajada que realizamos corriendo nos llevará al pueblo de Valdefrancos y, de nuevo, al valle del río Oza, cuyo curso seguiremos, en su mayoría por senderos, entre arbolado de ribera hasta San Clemente de Valdueza. Desde aquí,  por el antiguo camino que conduce a Montes de Valdueza subiremos, junto a la margen izquierda del río rodeados de frondosa vegetación de ribera y un bosques castaños y encinas por una fuerte pendiente en zetas en la parte más alta, donde encontraremos el monasterio benedictino de S. Pedro.

Por el camino la desolación. Toda nuestra calma y energía se vuelve rabia contenida al contemplar un paisaje tan devastado. El desastre ecológico es indescriptible. Y la sensación de encontrarnos en el infierno invade nuestras almas. Donde antes había vida ahora muerte.

20170603_085801

A pesar de la devastación algunas plantas vuelven a tomar el control…

20170603_100413

Cuando llegamos arriba, en el segundo control y avituallamiento, una fina lluvia nos obliga a ponernos los chubasqueros. Nada tiene que ver con El Soplao, donde miles de personas formaban una increíble serpiente multicolor. Aquí hay más recogimiento y paz interior. La sensación de calma a primera hora es increíble solo rota por el piar de las crías de pájaros que a estas horas piden su primer alimento.

20170603_092513

¡Primer objetivo conseguido!

Aquí nos espera nuestro compañero de apoyo, que no ha podido realizar la prueba, para darnos las oportunas indicaciones y muestras de apoyo. Hemos logrado llegar al primer punto de control descalificable con más de media hora de antelación. Son las 9:30 horas. El optimismo es moderado,  pero una pequeña dosis de optimismo inunda nuestros ya cansados cuerpos. Un tercio de la prueba está completada.

El camino prosigue atravesando el collado de la Malladina, el Valle del Silencio con sus milenarios castaños y el arroyo del mismo nombre, hasta llegar a Peñalba de Santiago. El camino por este increíble lugar se complica por momentos debido al desnivel, la niebla y la continua llovizna. Parece que después del subidón de haber conseguido el primer objetivo el bajón es brutal. La niebla hace que no distingamos nada lo que hace más sorprendente el camino. Pero la belleza del paisaje y los ánimos continuos de nuestros compañeros de ruta nos deja esa paz necesaria para llegar a nuestro siguiente destino. La humedad del ambiente nos hace sudar mucho más de lo normal, teniendo que reponer líquidos continuamente.

20170603_102112

La vista a lo lejos de Peñalba de Santiago es indescriptible y cuando llegamos la belleza de esta población nos da pruebas de por qué es considerado uno de los pueblos más hermosos de España.

Después de realizar un pequeño avituallamiento nos disponemos a afrontar nuestro reto más importante del día. Se trata de subir 1200 metros de desnivel en 4 km hasta llegar a Silla de la Yegua a 2143 metros de altitud. Es el segundo gran desafío de la jornada que nos llevará unas dos horas superarlo. Tomamos el camino que lleva al Valle de Friera, donde se comienza la ascensión a los grandes picos. La ascensión es de una dureza increíble. La primera parte es la más empinada subiendo entre encinas. Pronto, el grupo se va separando debido a la dificultad del ascenso, por lo que el reto ya es individual. Parece que no acaba nunca y la densa niebla hace que en ningún momento podamos ver nítidamente la cima. Las amarillas flores de los matorrales parecen iluminarnos el camino. Es en estos momentos cuando la fuerza interior personal y las ganas inmensas de superación nos ayudan a completar la hazaña. Arriba no nos esperan los ansiados “huevos con salchichas” del Soplao, pero conseguir subir esta cima es aliciente suficiente. Son momentos interminables…

20170603_125028

¡Segundo gran objetivo conseguido!

20170603_131719

Una sensación de haber realizado lo más complicado de la carrera está presente. Aunque no llevamos ni la mitad de la prueba. Después del merecido avituallamiento y la rápida espera de alguno de nuestros compañeros debemos emprender la marcha. El frío viento de este pico puede hacer que nuestro cuerpo se resienta y esto pondría en peligro la consecución de nuestro reto.

Las vistas son increíbles y los colores de la vegetación espectaculares.

Bajamos el ritmo para esperar al último compañero del grupo que todavía no había coronado la cima y comenzamos a subir Las Berdiainas, de 2116 m, Pico Tuerto, de 2051 m y La Guiana, de 1849 m, de donde toma el nombre la sierra. Pronto, nuestro compañero ya está con nosotros y “la comunidad de los Aquilianos” vuelve a estar completa. No se deja a  nadie solo, el grupo debe estar unido, si queremos afrontar los últimos tramos con garantías de éxito.  Esta parte se realiza con el espíritu renovado pasando por el Campo de las Danzas y llegando a la localidad de Ferradillo, donde concluye la segunda etapa.

¡Tercer objetivo conseguido!

Llegamos a las 16:30, con media hora de adelanto sobre el horario de cierre del control. Vamos bien… Pero nos falta por llegar la otra parte del grupo con el que empezamos al principio del día. El tiempo juega en su contra,  y empezamos a temer que no conseguirán llegar a tiempo a este control. Pero la confianza en ellos es máxima. No podemos esperar más… Después de reponer fuerzas y tomarnos un exquisito café reponedor, seguimos la marcha. No podemos esperar más… El desaliento por nuestros compañeros se apodera de nosotros. Nuestro compañero de apoyo nos irá informando.

Nuestra aventura continúa con la esperanza de que nuestros compañeros sean capaces de llegar a tiempo al avituallamiento. Pronto nos indican que han pasado el control y que su aventura prosigue. ¡Bien por ellos!

Con energías renovadas pasamos por el alto de Recouco y descendemos prácticamente corriendo, a través de un bosquecillo de robles y una pista entre castaños, hasta llegar al pueblo de Rimor, donde tenemos el último avituallamiento. La prueba es nuestra…

Por una carretera se llega a Toral de Merayo y desde aquí, por la ladera del monte Pajariel llegamos a Ponferrada. Cruzamos el río Sil por la pasarela de madera para continuar nuestra marcha con el Castillo Templario al fondo. Desde la orilla derecha volvemos a cruzar una pasarela la pasarela metálica y subimos por la ladera del castillo hasta la Plaza de la Encina y la Plaza del Ayuntamiento, fin de nuestra increíble travesía. Son las 20:00 horas.

Nadie, salvo la organización y los compañeros de reto que han entrado antes que nosotros, espera nuestra llegada. Lejos está el bullicio y los gritos de ánimo que obtuvimos del pueblo de Cabezón de la Sal. Nada se escucha de los lugareños. Pero el reto es personal y lo conseguido increíble.

llegada

¡Prueba superada!

Una sensación de haber realizado un reto importante invade nuestros corazones al atravesar la línea de meta y abrazarnos con nuestros compañeros. Bien hecho… Ya sólo queda esperar a los otros héroes de la jornada para fundirnos en un caluroso abrazo.

20170603_204251

La sensación que nos queda, tomando las cervezas ofrecidas por la organización, es de dulce locura… Dulce locura por compartir momentos con gente tan especial que hacen que las dificultades se conviertan en increíbles aventuras. Simplemente gracias

20170603_204602

La ruta completa podéis verla en:

https://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=18073596